¿QUÉ NOS DEFINE?

En Remar, la forma de vida es comunitaria e implica una convivencia diaria entre los beneficiarios y voluntarios responsables de cada hogar y proyecto. Buscamos conseguir un impacto real y duradero que mejore la calidad de vida de los excluídos e impulse la dignidad.

¿CÓMO FUNCIONAMOS?

Identificamos espacios de intervención donde, junto con las comunidades, trabajamos a largo plazo en proyectos que duran de diez a quince años, tratando de atajar las causas estructurales de la pobreza y apoyando el fortalecimiento de los vínculos y la solidaridad comunitaria. Asimismo, en las zonas en las que trabajamos realizamos labores de asistencia técnica y económica en situaciones de emergencia, motivadas por una catástrofe natural, un conflicto bélico o cualquier otro desastre humanitario que tengan que afrontar las poblaciones.

Para conseguir un impacto real y duradero que mejore la calidad de vida de los excluídos e impulse su dignidad, los programas de desarrollo integran los potenciales, las estrategias y experiencias propias de las comunidades pobres. Fortalecemos las capacidades de los que menos tienen y mejoramos las relaciones que configuran su realidad social.

También compartimos el aprendizaje de técnicas y tecnologías productivas respetuosas con el medio ambiente y el acceso a información útil para su desarrollo. En nuestra visión del desarrollo los protagonistas, tanto en los medios como en los fines, son aquellos que padecen las situaciones de injusticia. Por ello, las personas y sus capacidades son la razón de ser de nuestro modelo de desarrollo.

Nuestra intervención se concentra en Áreas de Desarrollo y lleva asociada procesos de cambio a largo plazo. Trabajamos para promover modificaciones sustanciales sobre las condiciones de vida de los más desfavorecidos.

VISION

Nuestra visión, cuyo fundamento es el Evangelio Cristiano, es que cada persona, hombre y mujer, en virtud de su dignidad e igualdad fundamental sea capaz de ser, por sí mismo, agente responsable de su mejora material, de su progreso moral y de su desarrollo espiritual, y goce de una vida digna.

MISIÓN

Remar se constituye fundamentalmente para ayuda moral, cultural, material y espiritual a personas marginadas socialmente. Esta ayuda se adapta a las necesidades de cada persona y es de carácter voluntario y gratuito. Tiene como misión mejorar las condiciones de vida de los niños y niñas, las familias y comunidades en países y regiones pobres, a través de proyectos autosostenibles de desarrollo integral y actividades de sensibilización, con la finalidad última de propiciar cambios estructurales que contribuyan a la erradicación de la pobreza.

Luchar contra la marginación, el hambre, la deficiente nutrición, la miseria, la enfermedad, el subdesarrollo y la falta de instrucción; y trabajar para erradicar las causas estructurales que las producen: la injusticia, el desigual reparto de los bienes y las oportunidades entre las personas y los pueblos, la ignorancia, los prejuicios, la insolidaridad, la indiferencia y la crisis de valores humanos y cristianos.