Con visible pasión y emoción entonaron la letra de la sinfonía Oda a la alegría de Ludwig van Beethoven… Ven canta sueña cantando, vive soñando el nuevo sol en que los hombre volverán a ser hermanos…

Se trata de Cantores de Paz un coro formado con personas ‘rescatadas de las calles’ y que realizó su lanzamiento oficial. En Panamá hay bastante iniciativas que apoyan a la niñez y a los adultos mayores, pero las personas que viven en la calle, no es un grupo que recibe ayuda significativa por parte de la sociedad y por esta razón surge la iniciativa, explicó Bolívar Márquez, presidente de FCB Márquez.

A pocos días del primer aniversario de Cantores de Paz, el profesor Serafín Zapata, con más de 29 años de experiencia en la música y director del coro, Resiliencias del IPHE, relata a La Estrella de Panamá el inicio y su experiencia al frente de este coro.

El proceso no fue complicado hicimos audiciones, se revisó las facultades naturales de cada uno y luego la convocatoria de los interesados. Todos los que se presentaron tenían la capacidad para entrenar, dijo Zapata.

El programa que aplica permite destacar del individuo potencialidades a pesar de las situaciones adversas. El profesor los ha dirigido en momentos difíciles balanceando sus necesidades emocionales con el objetivo de aprender las canciones y obtener la calidad de voces que las mismas requieren. ‘Aunque ellos no lo sepan la música es una terapia excelente para restaurar emociones a nivel social y espiritual, es una fórmula que no fracasa’, afirmó Zapata.

Sin duda, un reto para todos los implicados que se convirtió en meses de clases de vocalización, ensayos, esfuerzos, frustraciones y recompensas.

Con la creación del coro se dio la oportunidad de establecer un vínculo a través del cual, sus integrantes pudieran identificarse con un proyecto de valor y sentirse orgullosos de sus propios logros, algo para sí mismos y para la sociedad, pudiendo posteriormente dedicar sus canciones y presentaciones a otros colectivos, de manera que quien al inicio fuera marginado, se pudiera convertir en alguien capaz de llevar ilusión y esperanza a otros como ejemplo de superación.

Por esto, está en las metas de Cantores de Paz presentarse en Hospitales, asilos y en el Instituto Oncológico Nacional (ION).

La orientación religiosa de fundación Remar fue clave para edificar pilares espirituales en los miembros del coro.

‘Las personas que vienen de la calle han perdido valores y el contacto con la sociedad donde se cumplen horarios, hay responsabilidades, metas y objetivo’, aseguró Adrian Almeida, director general en Panamá de Fundación Remar.

Formar parte de Cantores de Paz es una terapia que compromete a sus participantes a cumplir horarios, a trabajar en grupo, les ayuda a fomentar el compañerismo y la amistad, les da aliciente y la oportunidad de hacer algo nuevo e incluso algo que pensaron que no podían hacer, explicó Almeida.

Por su parte, Luis Carlos Yañez Harry, miembro del coro, manifestó que formar parte de esta iniciativa la cual ‘devuelve la esperanza a un grupo de personas’, le ayudó a levantarse tras caer en un ‘mundo de vicios’. Cantores de Paz es ‘un instrumento para que nosotros podamos seguir adelante’.

 

Fuente: LA ESTRELLA